Quiche de Calabacín con Hojaldre

Descubre cómo preparar un delicioso quiche de calabacín con hojaldre. Una receta fácil y rápida para disfrutar en cualquier ocasión. El resultado es un plato ligero y sabroso que encantará a todos. ¡No te pierdas esta deliciosa opción para tus comidas!

Ingredientes

Preparación

  1. Precalentar el horno a 180°C.
  2. En una sartén, calentar un poco de aceite de oliva y freír la cebolla picada hasta que esté dorada
  3. Lavar y cortar los calabacines en rodajas finas.
  4. En otro sartén con un poco de aceite de oliva, saltear las rodajas de calabacín hasta que estén tiernas
  5. Engrasar un molde para tarta con mantequilla y forrarlo con la lámina de masa de hojaldre, ajustando bien los bordes.
  6. Espolvorear la mitad del queso rallado sobre la base de hojaldre.
  7. Distribuir las rodajas de calabacín sobre el queso.
  8. En un bol, batir los huevos con la nata líquida
  9. Verter la mezcla de huevos y nata sobre el calabacín en el molde.
  10. Espolvorear el queso restante por encima.
  11. Hornear la quiche durante aproximadamente 30 minutos, o hasta que esté dorada y firme al tacto.
  12. Dejar enfriar un poco antes de desmoldar y servir.
Quiche de Calabacín con Hojaldre

La deliciosa historia detrás del quiche: origen y curiosidades

El quiche es un plato delicioso y versátil que ha conquistado los paladares de todo el mundo. Pero, ¿sabías que este exquisito manjar tiene una historia fascinante detrás?

Receta:  Crema de espárragos blancos en Thermomix sin maicena

El origen del quiche se remonta al siglo XVI, en la región de Lorena, en Francia. En aquel entonces, se llamaba kuchen, que significa pastel en alemán. Fue gracias a las habilidades culinarias de las cocineras de la corte de Nancy que este plato se popularizó y comenzó a ser conocido como quiche.

Una de las curiosidades más interesantes del quiche es que originalmente no llevaba queso. Fue hasta el siglo XVIII que se empezó a agregar queso a la receta, convirtiéndolo en el plato que conocemos hoy en día.

Además, el quiche se caracteriza por su masa quebrada, que le da esa textura crujiente y deliciosa. La masa se hace con harina, mantequilla y agua, y se mezcla hasta obtener una consistencia homogénea.

Hoy en día, el quiche se ha convertido en un plato muy versátil, ya que se puede rellenar con una gran variedad de ingredientes. Desde el clásico quiche lorraine, con tocino y cebolla, hasta opciones más creativas como quiche de espinacas y queso de cabra.

En definitiva, el quiche es un plato que ha evolucionado a lo largo de los años y que sigue conquistando los corazones de los amantes de la buena comida. Su historia y curiosidades lo convierten en un plato aún más interesante y delicioso.

Descubriendo el origen del delicioso quiche

El quiche, ese delicioso plato de origen francés, se ha ganado un lugar especial en la gastronomía internacional. Pero, ¿sabías cuál es el origen de este exquisito manjar?

El quiche tiene sus raíces en la región de Lorena, al noreste de Francia. Esta región es conocida por su rica tradición culinaria, y el quiche no es la excepción. Se cree que el quiche se originó en el siglo XVI, cuando la región era gobernada por los duques de Lorena.

Receta:  Espárragos frescos a la plancha

El quiche tradicional se hace con una base de masa quebrada y se rellena con una mezcla de huevos, crema y queso, aunque también se le pueden añadir otros ingredientes como verduras, carnes o mariscos. La combinación de sabores y texturas hace del quiche un plato versátil y delicioso.

A lo largo de los años, el quiche ha traspasado fronteras y se ha adaptado a diferentes culturas culinarias. En la actualidad, se pueden encontrar variaciones de quiche en todo el mundo, cada una con su propio toque especial.

Así que la próxima vez que disfrutes de un trozo de quiche, recuerda su origen en la región de Lorena y saborea cada bocado de este delicioso manjar francés.

Deja un comentario