Potaje de garbanzos con espinacas y huevo

El potaje de garbanzos con espinacas y huevo es una deliciosa y nutritiva opción para incluir en nuestra dieta. Esta receta tradicional combina los sabores de los garbanzos cocidos con las espinacas y el huevo, creando un plato lleno de proteínas y vitaminas. Además, es fácil de preparar y perfecto para los días fríos. ¡No te pierdas esta deliciosa receta!

Ingredientes

Preparación

  1. Remojar los garbanzos en agua durante al menos 8 horas.
  2. En una olla grande, calentar un poco de aceite de oliva y agregar la cebolla picada, el ajo picado, el tomate picado, la zanahoria picada y el pimiento verde picado.
  3. Cocinar a fuego medio hasta que las verduras estén tiernas.
  4. Añadir los garbanzos remojados y escurridos a la olla, junto con el laurel, el pimentón dulce y el comino.
  5. Cubrir con caldo de verduras o agua suficiente para cubrir los garbanzos.
  6. Llevar a ebullición y luego reducir el fuego a medio-bajo.
  7. Cocinar a fuego lento durante aproximadamente 1 hora o hasta que los garbanzos estén tiernos.
  8. Agregar las espinacas y cocinar por unos minutos hasta que se marchiten.
  9. En una sartén aparte, calentar un poco de aceite de oliva y freír los huevos.
  10. Servir el potaje de garbanzos con espinacas en platos individuales, colocando un huevo frito encima de cada porción.
  11. Salpimentar al gusto y disfrutar caliente.
Potaje de garbanzos con espinacas y huevo

Descubre el valor calórico de las espinacas con garbanzos

Las espinacas con garbanzos son un plato delicioso y nutritivo que se puede disfrutar en cualquier momento del año. Además de su sabor, este plato ofrece diversos beneficios para nuestra salud.

Receta:  Alubias Negras de Tolosa en Olla Rápida

Una de las características más destacadas de las espinacas con garbanzos es su bajo contenido calórico. Las espinacas son una excelente fuente de fibra, vitaminas y minerales, pero son muy bajas en calorías. Por otro lado, los garbanzos son una leguminosa rica en proteínas y fibra, que también aporta pocas calorías.

Si estás siguiendo una dieta para perder peso o simplemente quieres cuidar tu alimentación, las espinacas con garbanzos son una opción ideal. Además de ser bajas en calorías, son muy saciantes debido a su contenido de fibra y proteínas, lo que te ayudará a controlar el apetito y evitar el picoteo entre comidas.

Para preparar las espinacas con garbanzos, puedes utilizar espinacas frescas o congeladas, y garbanzos enlatados o cocidos. Puedes añadirles especias como el comino o el pimentón para darles un toque de sabor extra.

Deja un comentario