Morcilla Entera al Horno Arguiñano

La morcilla entera al horno es una deliciosa opción culinaria que combina el sabor único de este embutido con la textura crujiente que adquiere al ser horneado. Con la receta de Karlos Arguiñano podrás disfrutar de un plato sabroso y fácil de preparar. Anímate a probar esta delicia culinaria y sorprende a tus invitados con un sabor tradicional y auténtico.

Ingredientes

Preparación

  1. Precalienta el horno a 180°C.
  2. En una bandeja apta para horno, coloca la morcilla entera.
  3. Rocía la morcilla con aceite de oliva.
  4. Espolvorea sal, pimienta y tomillo fresco sobre la morcilla.
  5. Añade unas hojas de laurel a la bandeja.
  6. Vierte un chorrito de vino blanco sobre la morcilla.
  7. Cubre la bandeja con papel de aluminio.
  8. Hornea la morcilla durante 20 minutos.
  9. Retira el papel de aluminio y vuelve a hornear durante 10 minutos más.
  10. Retira la morcilla del horno y deja reposar antes de servir.
  11. Corta la morcilla en rodajas y sirve caliente.
  12. ¡Disfruta de la morcilla entera al horno!
Morcilla Entera al Horno Arguiñano

Trucos infalibles para evitar que la morcilla se rompa

La morcilla es un embutido muy delicioso y popular en muchas cocinas del mundo. Sin embargo, es común que al cocinarla se rompa y se pierda parte de su relleno. Si quieres evitar este problema, te traemos algunos trucos infalibles que te ayudarán a mantener la morcilla intacta:

1. Envuelve la morcilla en papel de aluminio: Antes de cocinarla, envuelve la morcilla en papel de aluminio. Esto ayudará a protegerla del calor directo y evitará que se rompa durante la cocción.

Receta:  Fajitas de Pollo Sin Verduras

2. Cocina la morcilla a fuego lento: Para evitar que la morcilla se rompa, es importante cocinarla a fuego lento. De esta manera, se cocinará de manera uniforme y no se romperá debido a cambios bruscos de temperatura.

3. Pínchala con un tenedor: Antes de cocinarla, pincha la morcilla con un tenedor por varios lados. Esto permitirá que el exceso de grasa se escape durante la cocción y evitará que se rompa.

4. Cocina la morcilla al vapor: Otra opción es cocinar la morcilla al vapor en lugar de freírla o asarla. Esto evitará que se someta a temperaturas muy altas y reducirá las posibilidades de que se rompa.

Sigue estos trucos infalibles y disfruta de una morcilla perfectamente cocida, sin preocuparte por que se rompa durante la preparación.

Deja un comentario