Guiso de Bacalao con Garbanzos y Patatas

Descubre cómo preparar un delicioso guiso de bacalao con garbanzos y patatas. Una receta fácil y reconfortante para disfrutar en familia. ¡No te pierdas esta combinación de sabores tradicionales que te hará chuparte los dedos!

Ingredientes

Preparación

  1. En una olla grande, calentar un poco de aceite de oliva a fuego medio.
  2. Añadir la cebolla picada finamente y los ajos triturados
  3. Incorporar los pimientos cortados en tiras y el tomate picado
  4. Agregar el pimentón dulce y el azafrán
  5. Añadir el bacalao desalado y desmigajado a la olla
  6. Agregar los garbanzos cocidos y las patatas peladas y cortadas en trozos medianos
  7. Añadir suficiente agua para cubrir todos los ingredientes y agregar la hoja de laurel
  8. Cocinar a fuego medio-alto hasta que las patatas estén tiernas y el guiso haya espesado ligeramente, aproximadamente 20-25 minutos.
  9. Retirar la hoja de laurel y servir caliente
Guiso de Bacalao con Garbanzos y Patatas

Tiempos necesarios para desalar el bacalao: una guía completa

Desalar el bacalao es un proceso esencial antes de cocinarlo, ya que elimina el exceso de sal y suaviza su sabor. Sin embargo, es importante tener en cuenta que el tiempo necesario para desalar el bacalao puede variar según el tamaño y el grosor de las piezas. Aquí tienes una guía completa para desalar el bacalao de manera efectiva:

1. Antes de comenzar, asegúrate de tener suficiente tiempo disponible, ya que el proceso de desalado puede llevar varias horas o incluso días.

Receta:  Huevos Rellenos de Bacalao y Gambas

2. Comienza por enjuagar el bacalao con agua fría para eliminar parte de la sal superficial.

3. Llena un recipiente grande con agua fría y sumerge el bacalao en él. Asegúrate de que el agua cubra completamente las piezas de bacalao.

4. Deja el bacalao en remojo en el agua fría durante al menos 24 horas. Si el bacalao es muy grueso, es posible que necesite más tiempo de remojo.

5. Durante el proceso de desalado, cambia el agua cada 6-8 horas para asegurarte de que se elimine la mayor cantidad de sal posible.

6. Después de las 24 horas, prueba una pequeña porción del bacalao para comprobar si está lo suficientemente desalado. Si aún está demasiado salado, déjalo en remojo por más tiempo.

7. Una vez que el bacalao esté desalado según tu gusto, retíralo del agua y sécalo suavemente con papel de cocina.

¡Ahora que has desalado correctamente el bacalao, estás listo para cocinarlo según tu receta preferida! Recuerda que el tiempo de cocción puede variar según la preparación, así que consulta la receta para obtener más detalles.

La tradición del potaje de vigilia: ¿cuándo y cómo se disfruta esta deliciosa receta?

El potaje de vigilia es una deliciosa receta tradicional que se disfruta durante la Semana Santa en muchos países hispanohablantes. Este plato se caracteriza por ser una receta de cuaresma, es decir, que se prepara sin carne, ya que durante este período religioso se abstiene de consumirla.

El potaje de vigilia se suele preparar con garbanzos, espinacas, bacalao y otros ingredientes como cebolla, ajos, tomate y pimentón. La combinación de sabores y texturas hace que este plato sea muy sabroso y reconfortante.

Receta:  Cómo hacer bacalao con tomate y cebolla

La tradición de disfrutar del potaje de vigilia durante la Semana Santa se remonta a siglos atrás, cuando la Iglesia Católica promovía la abstinencia de carne y la práctica del ayuno. En ese contexto, este plato se convirtió en una opción nutritiva y sustanciosa para los fieles.

Hoy en día, el potaje de vigilia se sigue preparando y disfrutando en muchas familias y comunidades. Se suele servir el Viernes Santo, como una comida principal, acompañado de pan y vino. Además, es común que se prepare en grandes cantidades para compartir con amigos y vecinos.

El potaje de vigilia es una tradición que nos conecta con nuestras raíces y nos permite disfrutar de un plato delicioso y lleno de historia. Así que, si tienes la oportunidad, no dudes en probar esta receta tradicional en la próxima Semana Santa.

Deja un comentario