Flan sin horno con leche condensada

Descubre cómo preparar un delicioso flan sin necesidad de usar el horno. Con tan solo leche condensada y unos pocos ingredientes más, podrás disfrutar de este postre clásico en poco tiempo. Sigue nuestra receta paso a paso y sorprende a tus invitados con un flan cremoso y exquisito. ¡No te lo pierdas!

Ingredientes

Preparación

  1. En un recipiente grande, mezclar la leche condensada, la leche evaporada, los huevos y la esencia de vainilla.
  2. Si se desea, se puede agregar caramelo líquido al fondo de los moldes individuales para flan.
  3. Verter la mezcla de la leche en los moldes, cuidando de no llenarlos completamente para dejar espacio para que crezcan durante la cocción.
  4. Colocar los moldes en una olla grande con agua caliente, hasta que el agua alcance la mitad de la altura de los moldes.
  5. Tapar la olla y cocinar a fuego medio-bajo durante aproximadamente 45 minutos, o hasta que al insertar un palillo en el centro del flan, este salga limpio.
  6. Retirar los moldes de la olla y dejar enfriar a temperatura ambiente.
  7. Una vez fríos, refrigerar durante al menos 2 horas, o preferiblemente toda la noche, para que el flan adquiera una consistencia firme.
  8. Desmoldar los flanes y servir fríos.
  9. Si se desea, se puede decorar con un poco de caramelo líquido antes de servir.
Flan sin horno con leche condensada

El tiempo de duración del flan casero: ¿cuánto dura antes de caducar?

El flan casero es un postre delicioso y popular que muchos disfrutan. Sin embargo, es importante saber cuánto tiempo dura antes de que se caduque y ya no sea seguro para comer.

Receta:  Timbal de Escalivada con Queso de Cabra

En general, el flan casero tiene una vida útil de aproximadamente 3 a 5 días en el refrigerador. Esto puede variar dependiendo de los ingredientes utilizados y cómo se almacene.

Es crucial mantener el flan en un recipiente hermético para evitar la entrada de aire y la proliferación de bacterias. Además, es recomendable mantenerlo refrigerado a una temperatura adecuada para garantizar su frescura y calidad.

Si notas algún cambio en el color, olor o textura del flan, es mejor desecharlo para evitar riesgos para la salud. Además, si el flan ha estado expuesto a temperaturas cálidas durante mucho tiempo, es probable que se haya estropeado más rápido y deba descartarse.

Deja un comentario