Flan de Huevo al Baño María con Leche Condensada

El flan de huevo al baño María con leche condensada es una deliciosa y clásica receta que no puede faltar en tu repertorio culinario. Su textura suave y cremosa, combinada con el dulzor de la leche condensada, lo convierten en un postre irresistible para cualquier ocasión. Sigue estos sencillos pasos y sorprende a tus invitados con este exquisito postre casero.

Ingredientes

Preparación

  1. Precalentar el horno a 180°C.
  2. En una sartén, derretir el azúcar a fuego medio hasta obtener un caramelo dorado.
  3. Verter el caramelo en el fondo de un molde para flan y extenderlo por todo el fondo.
  4. En un bol, batir los huevos hasta que estén bien mezclados.
  5. Agregar la leche condensada, la leche entera y la esencia de vainilla y mezclar bien.
  6. Verter la mezcla de huevos y leche en el molde con caramelo.
  7. Colocar el molde en una bandeja para horno y añadir agua caliente a la bandeja hasta que cubra aproximadamente la mitad del molde.
  8. Hornear durante 45-50 minutos, o hasta que el flan esté firme pero ligeramente tembloroso en el centro.
  9. Retirar el molde del horno y dejar enfriar a temperatura ambiente.
  10. Refrigerar durante al menos 4 horas, o preferiblemente toda la noche, antes de desmoldar y servir.
Flan de Huevo al Baño María con Leche Condensada

¿Cuánto tiempo se mantiene fresco un flan casero en la nevera?

El flan casero es un postre delicioso y cremoso que se puede disfrutar en cualquier ocasión. Pero una pregunta común que surge es ¿cuánto tiempo se mantiene fresco un flan casero en la nevera?

Receta:  Bizcocho de Zanahoria con Harina Integral

La respuesta depende de varios factores, como los ingredientes utilizados y la forma en que se almacena. En general, un flan casero puede durar de 3 a 5 días en el refrigerador si se mantiene adecuadamente.

Anuncio

Para mantener el flan fresco por más tiempo, es importante almacenarlo en un recipiente hermético en la nevera. Esto ayudará a evitar la absorción de olores y sabores de otros alimentos, además de protegerlo de posibles contaminantes.

Si notas algún cambio en la textura, el olor o el sabor del flan, es mejor desecharlo para evitar problemas de salud. Además, es importante recordar que la frescura y calidad del flan disminuirán con el tiempo, por lo que es mejor consumirlo lo más pronto posible.

Los innumerables beneficios del delicioso flan

El flan, ese postre tan exquisito y tradicional, no solo es un deleite para el paladar, sino que también tiene innumerables beneficios para nuestra salud.

En primer lugar, el flan es una excelente fuente de calcio, gracias a los lácteos que se utilizan en su preparación. El calcio es fundamental para fortalecer nuestros huesos y dientes, especialmente en etapas de crecimiento o en la tercera edad.

Además, el flan es bajo en grasas y calorías, lo cual lo convierte en una opción ideal para aquellos que desean cuidar su peso o mantener una alimentación equilibrada. A diferencia de otros postres más calóricos, el flan nos permite disfrutar de un dulce sin remordimientos.

Otro de los beneficios del flan es su contenido en proteínas, esenciales para el correcto funcionamiento de nuestro organismo. Las proteínas nos ayudan a reparar tejidos y a construir músculos, por lo que consumir flan de forma moderada puede ser beneficioso para deportistas o personas que llevan una vida activa.

Deja un comentario