Espaguetis con Tomate y Nata

Los espaguetis con tomate y nata son una deliciosa opción para disfrutar de un plato de pasta cremosa y sabrosa. La combinación de la salsa de tomate con la nata le da un toque suave y untuoso, perfecto para los amantes de los platos reconfortantes. Esta receta es rápida y sencilla de preparar, ideal para una comida o cena rápida entre semana.

Ingredientes

Preparación

  1. Cocinar los espaguetis en agua con sal según las instrucciones del paquete.
  2. Mientras tanto, cortar los tomates en cubos pequeños y picar finamente la cebolla y los dientes de ajo.
  3. En una sartén grande, calentar un poco de aceite de oliva a fuego medio.
  4. Agregar la cebolla y los ajos picados y cocinar hasta que estén dorados y fragantes.
  5. Añadir los tomates en cubos a la sartén y sazonar con sal y pimienta al gusto.
  6. Cocinar a fuego medio-bajo durante aproximadamente 10 minutos, o hasta que los tomates se hayan ablandado y hayan liberado sus jugos.
  7. Agregar la nata para cocinar a la sartén y mezclar bien con los tomates y la cebolla.
  8. Cocinar a fuego medio durante unos minutos más, hasta que la salsa se haya espesado ligeramente.
  9. Cuando los espaguetis estén al dente, escurrirlos y agregarlos a la sartén con la salsa de tomate y nata.
  10. Mezclar bien para cubrir los espaguetis con la salsa y cocinar por unos minutos más para que se integren los sabores.
  11. Opcional: añadir algunas hojas de albahaca fresca picada y mezclar.
  12. Servir los espaguetis con tomate y nata en platos individuales y espolvorear con queso parmesano rallado si se desea.
  13. ¡Disfrutar de este delicioso plato de espaguetis con tomate y nata!
Espaguetis con Tomate y Nata

Descubre el nombre correcto para la salsa de tomate

La salsa de tomate es un condimento esencial en muchas cocinas alrededor del mundo. Sin embargo, a pesar de su popularidad, existe cierta confusión en cuanto a su nombre correcto. ¿Es ketchup, catsup o cátsup?

Receta:  Recetas de Ensaladas con Cous Cous Fría

La respuesta es que todas estas formas son correctas y se utilizan de manera intercambiable en diferentes partes del mundo. El término ketchup es el más común en países de habla inglesa y se ha popularizado gracias a marcas reconocidas como Heinz. Por otro lado, catsup es una variante que también se utiliza en Estados Unidos y algunos países de América Latina.

En cuanto a cátsup, esta forma es más común en países de habla hispana, especialmente en México y Centroamérica. Aunque algunas personas consideran que suena más auténtico, todas las formas son igualmente válidas.

Entonces, la próxima vez que vayas al supermercado en busca de este delicioso condimento, no te preocupes por cómo se llama. Puedes elegir el frasco que más te guste y disfrutar de la salsa de tomate en tus comidas favoritas.

¿Por cuánto tiempo se puede conservar la salsa de tomate casera?

La salsa de tomate casera es una excelente manera de disfrutar del sabor fresco y natural de los tomates durante todo el año. Sin embargo, es importante conocer cuánto tiempo se puede conservar esta deliciosa salsa sin comprometer su calidad y seguridad alimentaria.

En general, la salsa de tomate casera se puede conservar en el refrigerador por un período de tiempo de aproximadamente una semana. Sin embargo, esto puede variar dependiendo de los ingredientes utilizados y el método de preparación. Es importante asegurarse de almacenar la salsa en un recipiente hermético y mantenerla refrigerada a una temperatura de 4°C o menos.

Si deseas conservar la salsa de tomate casera por un período de tiempo más prolongado, se recomienda utilizar el proceso de envasado al vacío. Este método implica esterilizar los frascos y llenarlos con la salsa caliente antes de sellarlos al vacío. De esta manera, la salsa puede conservarse hasta por un año en un lugar fresco y oscuro.

Receta:  Lasaña de Calabacín Vegetariana Sin Bechamel

Recuerda que la apariencia, el olor y el sabor son indicadores importantes de la calidad de la salsa de tomate casera. Si la salsa presenta signos de deterioro, como moho, o si tiene un olor o sabor extraños, es mejor desecharla para evitar problemas de salud.

Deja un comentario