Cabeza de lomo al horno a baja temperatura

La cabeza de lomo al horno a baja temperatura es una deliciosa opción para disfrutar de un jugoso y tierno corte de carne. Con una cocción lenta y controlada, se obtiene una textura perfecta y un sabor irresistible. Anímate a probar esta receta y sorprende a tus invitados con un plato lleno de sabor y sofisticación.

Ingredientes

Preparación

  1. Precalentar el horno a 150°C.
  2. Salpimentar la cabeza de lomo de cerdo por ambos lados.
  3. En una sartén grande, calentar un poco de aceite de oliva a fuego medio-alto.
  4. Dorar la cabeza de lomo de cerdo por todos los lados en la sartén caliente.
  5. Retirar la cabeza de lomo de la sartén y reservar.
  6. En la misma sartén, agregar las hierbas aromáticas (romero, tomillo, laurel) y el ajo picado
  7. Agregar el vino blanco a la sartén y dejar que se reduzca durante unos minutos.
  8. Añadir el caldo de carne a la sartén y llevar a ebullición.
  9. En una bandeja de horno, colocar las zanahorias, la cebolla y las patatas peladas y cortadas en trozos grandes.
  10. Colocar la cabeza de lomo de cerdo sobre las verduras en la bandeja de horno.
  11. Verter la salsa de vino y caldo de carne sobre la cabeza de lomo y las verduras.
  12. Cubrir la bandeja con papel de aluminio y hornear a 150°C durante aproximadamente 3 horas, o hasta que la carne esté tierna.
  13. Retirar el papel de aluminio y aumentar la temperatura del horno a 200°C.
  14. Hornear por 15-20 minutos adicionales, o hasta que la parte superior de la cabeza de lomo esté dorada y crujiente.
  15. Retirar del horno y dejar reposar durante unos minutos antes de cortar en rodajas.
  16. Servir caliente con las verduras asadas y la salsa.
Cabeza de lomo al horno a baja temperatura

Consejos para determinar si el lomo de cerdo está perfectamente cocido

Hay varios consejos que puedes seguir para determinar si el lomo de cerdo está perfectamente cocido. Estos consejos te ayudarán a garantizar que la carne esté segura y deliciosa para disfrutar.

Receta:  Cómo se hacen los dátiles con bacon

El primer consejo es utilizar un termómetro de cocina para medir la temperatura interna del lomo de cerdo. La temperatura interna segura para el cerdo es de 63 grados Celsius. Inserta el termómetro en la parte más gruesa de la carne y asegúrate de no tocar hueso, grasa o cartílago, ya que esto puede dar una lectura incorrecta.

Otro consejo útil es que el lomo de cerdo debe tener un color rosado claro en el centro. Si ves que la carne está rosa brillante o roja, necesitas cocinarla por más tiempo. Recuerda que el cerdo debe cocinarse completamente para evitar enfermedades transmitidas por alimentos.

Además, el lomo de cerdo debe estar jugoso pero no crudo. Si pinchas la carne con un tenedor y sale jugo claro, significa que está perfectamente cocido. Si el jugo es rosado o tiene un tinte rojizo, necesitas cocinarlo por más tiempo.

Sigue estos consejos para determinar si el lomo de cerdo está perfectamente cocido y podrás disfrutar de una deliciosa y segura comida.

Descubriendo el nombre exacto de la cabeza de lomo

El mundo de la gastronomía está lleno de términos y nombres que a veces pueden resultar confusos. Uno de ellos es el nombre exacto de la cabeza de lomo, una deliciosa pieza de carne muy apreciada en la cocina.

La cabeza de lomo, también conocida como cabeza de cerdo o cabeza de cochino, es una parte del cerdo que se encuentra en la zona del cuello y la espalda. Es una carne muy sabrosa y tierna, ideal para preparar platos tradicionales como asados, guisos o embutidos.

Receta:  Chuletillas de lechal a la plancha

Aunque el nombre cabeza de lomo es el más comúnmente utilizado, en algunas regiones de habla hispana también se le conoce como cabecero de lomo o maza de lomo. Estos nombres pueden variar según la zona geográfica y las costumbres culinarias de cada lugar.

En definitiva, independientemente del nombre que se le dé, la cabeza de lomo es una pieza de carne muy versátil y deliciosa que merece ser disfrutada en diferentes preparaciones culinarias. Su sabor y textura la convierten en un ingrediente indispensable en la cocina.

Deja un comentario